PLAGAS EN SOJA 20-21

Terminamos una nueva campaña de Soja y haremos un balance de lo qué pasó a lo largo del ciclo, con que problemas que nos enfrentamos (además de la falta de agua).
Hace unos días atrás publicamos el informe sobre “Oruga Bolillera” donde analizábamos el problema de esta plaga durante la campaña 20/21 (“Oruga bolillera en soja”). Esta vez queremos poner sobre la mesa, una visión más general sobre lo que ocurrió y analizar si parte de la problemática que enfrentamos ya se presentan con cierta regularidad en el paso del tiempo y las campañas o si hay problemas puntales relacionadas a las condiciones del año.

Lo primero que queda de manifiesto es que la producción de un cultivo no arranca en el momento de la siembra, sino que durante todo el año hay actividades asociadas. 

En el gráfico vemos que los problemas que dependen de tener como hospedero al cultivo arrancan con la presencia del mismo pero que la problemática de malezas (que es “independiente”) está presente durante todo el año.

Por otro lado vemos que para la campaña 20/21 hay una coincidencia entre el mayor momento de detección de insectos y enfermedades, a la misma misma vez, podemos ver que la positividad de los insectos es mayor que el resto de las adversidades. 

Para  las últimas 3 campañas, el comportamiento de plagas es similar, el mayor nivel de positividad se da durante el mes de febrero. 

Lo que muestran las las diferentes gráficas, es que con en el correr de las campañas se ha cambiado el perfil de plagas que ataca al cultivo de soja. 

Mientras en la campaña 18/19 se ve como Orugas y Chinches predominaban en la detección, en el 20/21, si bien estas plagas siguen siendo las principales, Trips y Ácaros (arañuela) comienzan a tener una presencia destacable.

Las condiciones climáticas de la campaña 20/21 pudieron hacer que estas plagas “secundarias” tomaran mayor protagonismo, pero si analizamos las campañas previas, ya podemos ver que estas muestran una cierta tendencia al aumento de la presencia.

Además del cambio en la proporción en las familias de insectos que hemos detectado según los monitoreos hechos a campo, vemos también que hay cambios en las especies de orugas que se detectan.

En el gráfico que presentamos a continuación donde medimos la positividad de los lotes con plagas, vemos cómo ha cambiado la proporción de de las diferentes especies y cómo en la última campaña se ha concentrado el problema de orugas en 2 especies: ”oruga bolillera” y “oruga medidora”.

A partir de estas observaciones que realizamos, contactamos al especialista en plagas Ing. Agr. Mariano Luna y lo consultamos sobre si creía que estos números responden más a un efecto año o podríamos estar frente a un cambio en las poblaciones de plagas.

En este sentido, Mariano nos comentaba que “este es un efecto puntual del año. Fue un año donde bolillera fue problema pero no así medidora”. 

Aportando al comentario de Mariano, podemos ver la población de las plagas.

La gráfica muestra los valores promedio de la población de cada plaga para cada década de mes. En esta podemos observar que para Rachipusia Nu la población fue contante pero baja en el correr del ciclo del cultivo, a diferencia de Helicoverpa, la cual tuvo picos de detección altos que generaron preocupación. 

En cuanto al complejo de chinches, el referente de plagas, aportaba: si bien se detectó su presencia los controles fueron más por protocolo que por NDE (nivel de daño económico), claramente fue un año de trips y arañuelas”.