EIQ: ÍNDICE DE IMPACTO AMBIENTAL

El coeficiente de impacto ambiental, más conocido como “EIQ”, es un indicador que permite evaluar el impacto ambiental generado por una aplicación de fitosanitarios.  

Vale aclarar que para este estudio, lo que utilizamos es el valor de EIQ de campo, el cual se calcula como el EIQvalue * concentración de principio activo * dosis utilizada.

Para todas las aplicaciones de fitosanitarios que se registraron dentro de SIMA, el valor promedio (ponderado por área aplicada) de cada una de ellas es de 9,40 lo cual para la escala de referencia utilizada se puede catalogar como IMPACTO BAJO.

Tabla de referencia para los valores de EIQcampo

Pero como no hacemos una sola aplicación de fitosanitarios por lote, analizamos la información acumulada, por cultivo y por zona.

Lo que podemos observar es que existen diferencias entre las diferentes regiones productivas de Argentina, como consecuencia directa de los diferentes cultivos que se siembran, la rotación de los mismos, la cantidad de aplicaciones e incluso los diferentes productos que se utilizan en los mismos cultivos.

En términos generales los principios activos de los insecticidas al igual que la de los fungicidas tienen valores de EIQ más altos que la de los herbicidas.

Analizando la información por cultivo, podemos observar como el uso de los diferentes Principios Activos modifican el resultado final del impacto ambiental.

En este caso vamos a ver lo que sucede con los herbicidas en los diferentes cultivos.

EIQ promedio por cultivo y proporción de área aplicada de cada Principio Activo

El EIQ ponderado (ponderado por área aplicada) para cada cultivo, muestra cual es el valor del indicador cuando se mide solamente los herbicidas. 

Si bien, vemos que hay algunos principios activos que se utilizan en los 3 cultivos, las dosis utilizadas, las mezclas utilizadas y la cantidad de aplicaciones realizadas son diferentes y eso obviamente, es lo que hace que los resultados difieran.

Es interesante el caso del glifosato y el 2.4D por ejemplo, donde una sola aplicación de glifosato en el cultivo de soja genera menos impacto ambiental que una sola aplicación el 2,4D en el mismo cultivo (17.19 vs 30.52). Pero cuando analizamos el indicador ponderado por el área total aplicada, el cual considera el N° de aplicaciones, el área aplicada y la dosis, el glifosato genera algo más de impacto que el 2,4D (49.64 vs 43.27). Este resultado básicamente se explica por un mayor número de aplicaciones con Glifosato (1.56) que de 2.4D (1).

Es importante tener presente que el indicador por sí solo no nos dirá nada, entender que hay detrás de cada número es importante, incluso, para poder tomar decisiones de qué aplicar, cómo y cuándo.Desde SIMA elaboramos tableros de medición IMPACTO AMBIENTAL en el cual podemos medir  en tiempo real y de manera constante este u otros indicadores tales como índice de rotación de cultivos, tiempos de suelo descubierto, uso por bandas toxicológicas, etc. Aportar a una agricultura inteligente, sustentable y colaborativa es nuestro objetivo.